En una grabación se ve a los trabajadores sentados en el piso separando y contando las monedas, además de envolverlas en pequeños rollos de papel para transportarlas al banco.

De acuerdo con el medio Cangzhou Daily,  los empleados se demoraron cerca de 3 días en ese proceso.

Algunos denunciaron que los dedos se les tiñeron de negro por tocar las miles de monedas. Otros comentaron que tuvieron calambres por estar sentados en el piso contando los metales, agregó el medio chino.

Según el mismo medio, la mujer es dueña de un pequeño restaurante y obtuvo el dinero de sus clientes por más de 10 años.

Finalmente, ella pagó con éxito 131,492 yuanes (unos 63 millones de pesos) en monedas y el resto, mediante transferencia electrónica.