La mujer, nacida hace 27 años en Los Ángeles (EE. UU.), ha gastado 500.000 dólares (un poco más de 1.600 millones de pesos) en su objetivo; sin embargo, aseguró que se detendrá debido a un “procedimiento fallido”, informó Daily Mail.

Recientemente, ella se mandó a agrandar el tamaño de sus labios y, al salir del lugar, sintió que estaba teniendo una reacción alérgica al relleno: según ella, por esta razón terminó sangrando, adolorida y con “labios de pescado”, indicó el medio británico.

Dos días después de ese procedimiento, Jennifer volvió a la clínica para que le quitaran el relleno, que le había costado 3.000 dólares (10 millones de pesos). De acuerdo con su relato, recogido por el diario inglés, ella aprendió la lección sobre las cirugías:

“Por poco destruyo mi cara y mi salud, todo porque soy adicta a la cirugía plástica. Cuando me quité todo el relleno, recibí una lección: nunca más me someteré a una cirugía para arreglar algo que ya está bien”.

A continuación puedes ver algunas fotos de Jennifer: