Al comunicarle su decisión, Marc se negó a firmar los papeles del divorcio; luego desapareció y no se volvió a conocer noticias sobre él, informó el Daily Mail. 

En ese caso, el tribunal le dijo a Navarro que tenía que demostrar por un tiempo que lo estuvo buscando para que pudiera concederle el divorcio.

“Cuando esto sucede, cuando no puedes encontrar a tu esposo en ninguna parte y quieres desesperadamente cortar lazos legales, hay una opción para solicitar el divorcio en su ausencia, pero debes demostrar que lo buscaste por todas partes”, comentó Navarro al medio británico.

Finalmente, el tribunal de New Jersey le concedió el divorcio a Navarro en marzo de este año luego de 7 años de trámites y procesos legales.  

El 6 de abril Navarro organizó la fiesta para celebrar su divorcio. En la reunión invitó a sus mejores amigos, hubo champaña, comida y unos globos que decían: “Felizmente divorciada”.  

“Estaba tan emocionada de recuperar mi apellido de soltera y deshacerme de él. Me hizo muy feliz. Tan pronto como se finalizó sentí que tenía 20 años otra vez y tuve una nueva oportunidad de amar”, puntualizó al medio inglés.