El sujeto le pide a la empleada que le entregue el dinero, mientras sostiene una bolsa de supermercado que cuelga en su cabeza. 

El ladrón guarda la plata en sus bolsillos, y luego le dice a la mujer que le dé una caja de cigarrillos.

En ese momento, el sujeto se quita la bolsa de su cabeza y la utiliza para guardar los cigarrillos.

Este fue el error del ladrón porque las cámaras de seguridad del establecimiento lograron captar su rostro.

Finalmente, el hombre huyó del lugar a la vista de un testigo que no quiso intervenir en el hurto.

El Departamento de Policía de esa región australiana fue el que compartió el video, y pidió a la ciudadanía su colaboración para capturar al ladrón.