En declaraciones el medio The Sun, Rosser comentó que la receta decía que uno podía calentar los huevos en el microondas siempre y cuando agregara sal a los huevos en el agua para evitar que explotarán. 

Agregó que las instrucciones indicaban que los huevos debían permanecer entre 6 y 8 minutos. Según ella, solo los dejó 6 minutos. 

“Cuando miré dentro de la jarra para ver si los huevos estaban listos, me explotaron en la cara. Solo sucedió cuando los saqué; los huevos estaban bien en el microondas”, comentó Rosser al medio británico. 

Rosser sufrió quemaduras en la cara y perdió temporalmente la visión del ojo derecho, pero no sabe si el daño es permanente.

“Me sentí horrible, estaba en una agonía total. Pude sentir mi piel ardiendo durante horas, incluso mientras estaba siendo tratada en el hospital”, comentó la mujer al mismo medio. 

Por último, la joven dijo al medio inglés que jamás volverá a preparar huevos en el microondas y que espera que nadie más lo haga.