El video de una cámara de seguridad muestra que, tras lograr su cometido, el delincuente se dirigió a la pileta de agua bendita y se dio la bendición antes de abandonar el lugar.

El Comercio indicó que el robo se registró en la mañana de este martes 13 de agosto, en la Parroquia San Antonio María Claret, conocida también como ‘La Redonda’.

En entrevista con ese diario, el sacerdote de la iglesia, Enrique Escribano, expresó su molestia por lo ocurrido y manifestó lo siguiente:

“Así de mala está la seguridad en todas partes, incluidas las iglesias. Nosotros tenemos la oportunidad de grabarlos y seguro que aquí roban menos por eso”.

A continuación puedes ver las imágenes del hurto: