De acuerdo con la publicación, el elefante es obligado a trabajar durante 10 días en el Festival de Perahera, un evento tradicional que rinde homenaje a la Reliquia del Diente Sagrado de Buda.

“Camina muchos kilómetros todas las noches para que las personas se sientan bendecidas durante la ceremonia”, comentó la fundación en el escrito. 

La fotos demuestran que Tikiiri está en una alto grado de desnutrición y se le alcanzan a ver las costillas.  

“Nadie ve las lágrimas en sus ojos, lastimadas por las luces brillantes que decoran su máscara, nadie ve su dificultad para caminar ya que sus piernas están encadenadas mientras camina”, se lee en la publicación. 

Por último, la fundación cuestiona que se maltrate a los elefantes en un festival religioso. 

“¿Cómo podemos llamar a esto una bendición, o algo sagrado, si hacemos sufrir a otras vidas?”, indicó la organización. 

Por último, la fundación entregó en la red social unos números para contactar al primer ministro de ese país y así pedirle que investigue el caso.