La joven, de 24 años, decidió teñirse el pelo a pesar de que en el pasado descubrió que era alérgica a la parafenilendiamina (PPD), “un ingrediente común en el tinte para el cabello”, informó Daily Mail, que en el pasado ha dejado a otras mujeres con la cara deforme.

Ella siguió adelante porque la peluquera le aseguró que la tintura era orgánica y que no tocaría su cuero cabelludo. Esa mujer, además, le dijo que también era alérgica al PPD y que usaba ese mismo tinte, indicó el medio.

Aunque la peluquera le hizo una pequeña prueba de alergia en su piel, ella “limpió el exceso”, algo que le resultó extraño a Steph. Ella continuó con el proceso porque, de todas formas, no hubo reacción, señaló el diario inglés.

Aunque la joven salió perfecta del salón de belleza, poco después sintió una picazón en el cuello. Ella no le prestó atención a esto y al siguiente día viajó a Ámsterdam con su hermana. Allí, su cabeza se empezó a hinchar y su cuello le comenzó a arder, agregó el rotativo inglés.

Aunque Steph fue a un hospital, donde le recetaron antihistamínicos y gotas para los ojos, al día siguiente amaneció peor de hinchada, tanto, que, en sus palabras, parecía “un extraterrestre”, indicó el mismo medio.

Al final, ella y su hermana tuvieron que volver a Inglaterra. Steph pasó 5 días en un hospital y 24 horas sin poder abrir los ojos. Los médicos que la atendieron manifestaron que era “la peor reacción alérgica” que habían visto, concluyó el diario.

Para ver las imágenes, haz clic en este enlace.