El hombre agregó que la vivienda (que no era la principal, sino la de “retiro”) estaba en California y que su cliente había quedado maravillado con el trabajo fotográfico de Tim, informó DIYPhotography.

El diseñador continuó diciendo que su “importante” cliente quería que Tim le tomara fotos a su casa cuando quedara renovada. “Lamentablemente, no tiene ningún presupuesto para esto”, manifestó el hombre.

En seguida, indicó que lo más fácil para todos era que el fotógrafo tomara las instantáneas y les enviara los archivos en alta resolución para evitar que Tim gastara dinero en la impresión, recogió el medio.

“Muchas gracias por los amables comentarios sobre mi trabajo. Es una oferta tentadora proporcionarles mi trabajo sin ningún beneficio para mi negocio y es difícil saber qué decir”, respondió Tim, de forma irónica, y después señaló lo siguiente, según el mismo portal:

“Creo que el hecho de que tengan los ingresos para comprar una casa de “retiro” de 12 millones de dólares sugiere que son el tipo de personas que sienten que merecen lo mejor pero que no deberían tener que pagar por ello”.

Tim añadió que no hacía “negocios con personas tacañas” y que su oferta demostraba que no respetaban su “arduo trabajo”. Al final, le preguntó al diseñador si acaso ese cliente le estaba pagando o también se limitaba a amar su trabajo.

“Buena suerte con todo”, concluyó el fotógrafo, de acuerdo con DIYPhotography.