El estafador, que se identificó como Solomon Gundi, un “banquero” dedicado al “comercio de acciones”, le pidió 1.000 libras esterlinas a Ross (equivalentes a 4’200.000 pesos) como un aporte a su compañía, informó Daily Mail.

El falso magnate argumentó que si bien hace poco había logrado 35.000 libras esterlinas (147,5 millones de pesos), estaba pidiéndoles aportes a jóvenes empresarios a cambio de compartirles sus conocimientos, indicó el diario británico.

Presintiendo (con toda razón) que se trataba de una estafa, Ross le siguió el juego al embaucador y le dijo que estaba tan entusiasmado que le haría una transferencia de 50.000 libras esterlinas (210 millones de pesos), agregó el mismo rotativo.

El supuesto empresario aceptó y, poco después, el joven le envió un recibo falsificado con el que fingió que había depositado el dinero. Según el medio, Solomon le respondió que no había recibido la plata, ante lo cual Ross le explicó que el banco había detenido la transferencia porque parecía una estafa.

El astuto irlandés le pidió al estafador que le transfiriera 25 libras esterlinas (105.000 pesos) para demostrarle al banco que no había ningún engaño en el ‘negocio’. Solomon lo hizo y fue así como recibió de su propia medicina, señaló Daily Mail.

Al final, Ross le donó ese dinero a la Sociedad Irlandesa del Cáncer y le envió la factura al estafador, concluyó el diario.

A continuación puedes ver fotos del intercambio de mensajes que el joven tuvo con el estafador: