Un video que circula en redes muestra que la mujer cortó la punta de una zanahoria y la moldeó para que pareciera la mitad de uno de sus dedos de la mano derecha. Luego, le echó una salsa roja para que fingir que estaba ensangrentada.

Desde la cocina, ella llamó desesperadamente a sus hijos, que corrieron hacia ella para ver qué le pasaba. Al llegar, comenzaron a gritar del susto que se llevaron. En ese momento, Felicity les pidió que le dieran algo para cubrir la herida y, de manera inesperada, el niño menor le pasó un colador.

“¡Eso no, eso no, traigan algo rápido!”, gritó ella, por lo que el niño mayor salió a buscar una toalla. Al final, ella les reveló que solo se trataba de una (pesada) broma.

Esas imágenes hicieron reír a miles de internautas, sobre todo por la reacción que tuvo el hijo menor de Felicity. Aunque algunos usuarios sintieron bastante lástima por el niño, no pudieron evitar la risa.

Este es el video: