Debido al coronavirus, en esa ciudad solo se pueden realizar reuniones privadas con un número de personas no mayor a 12, y hasta la medianoche, informó Telefe Noticias. Los jóvenes claramente violaron esta norma, por lo que fueron juzgados.

De acuerdo con ADN Sur, la justicia resolvió que cada uno de los 47 rumberos tendrá que donar 4 pares de zapatos y de medias a un merendero, un lugar que presta ayuda social a personas desamparadas. De esta manera, serían 188 pares de zapatos y de medias para el establecimiento.

De igual manera, según el mismo medio, cuando acabe la norma del distanciamiento social, los jóvenes deberán realizar trabajo comunitario no remunerado durante 3 meses.

La Nación reportó que hubo otro joven que asistió a la fiesta, pero este recibió una pena de 8 meses de prisión porque tenía un antecedente del cual no se revelaron detalles.

Este medio agregó que en la rumba también hubo al menos 3 menores con edades entre los 16 y los 17 años; sin embargo, ellos no fueron juzgados.