Al joven lo conectaron a un respirador artificial, pero el personal médico lo declaró muerto este lunes primero de julio luego de que la familia de la víctima manifestara que se había quedado sin dinero para pagar los gastos del hospital, informó Hindustan Times.

El supuesto cadáver de Mohammad fue trasladado en ambulancia hasta su casa para ser velado. Sus familiares organizaron el funeral y, justo cuando lo iban a enterrar, algunos de ellos notaron algunos movimientos en el cuerpo del joven, indicó el medio.

Mohammad fue trasladado de inmediato a otro hospital, donde los médicos se dieron cuenta de que él en ningún momento estuvo muerto, agregó el diario.

Narendra Agarwal, director médico de Lucknow, manifestó a Times of India que si bien Mohammad llegó “en condición crítica” al segundo hospital, él no tenía muerte cerebral. Asimismo, señaló que el paciente tenía pulso y presión arterial, y que sus reflejos estaban funcionando.

Agarwal añadió al mismo medio que el joven fue conectado a un respirador artificial y que las autoridades ya iniciaron una investigación del caso.