El hombre, de 38 años, decidió despilfarrar ese dinero al presentir que lo pillarían, así que cierta noche del año pasado asistió a una fiesta privada, compró cocaína, bebió champaña y les pagó a por lo menos 9 prostitutas para que estuvieran con él, informó The Sun.

Al terminar esa alocada fiesta, Darren “caminó 15 minutos” hasta una estación de tren y se dirigió a la casa de sus padres, donde aún solía vivir, agregó el medio británico.

Sus jefes descubrieron que Darren no solo había robado 150.000 libras esterlinas de un solo ‘golpe’, sino que, durante el tiempo que trabajó para ellos, hurtó otras 110.000 libras esterlinas (451 millones de pesos), indicó Daily Mail.

Según The Sun, Darren admitió robar ese dinero y gastárselo tanto en prostitutas como drogas para ser “feliz” y compensar la solitaria vida que llevaba. El hombre se declaró culpable de 18 cargos de fraude y la semana pasada fue sentenciado a pagar 2 años y medio de cárcel.

El mismo medio señaló que si bien Darren manifestó que sus jefes habían sido buenos con él, sus compañeros siempre le hacían burlas. Varios de ellos se quedaron sin sueldo por cerca de 5 meses.