Las imágenes fueron grabadas por una cámara de un vehículo que estaba estacionado muy cerca del lugar de los hechos.

En el video se ve a un camión de basura que tiene que detenerse y parar el tráfico para que los trabajadores recojan los desechos.

Luego de unos segundos, el camión da el paso y en ese momento es cuando el trabajador se acerca a un carro de marca Audi y finge ser arrollado. 

El sujeto se retuerce en el suelo con expresiones de dolor y se acuesta boca abajo para dramatizar más el supuesto accidente.

Finalmente, el hombre se para del asfalto y simula estar lastimado en una de sus piernas.

El conductor del Audi, identificado como Wayne Nightingale, de 58 años, aseguró que a los pocos días le llegó una notificación que decía que el trabajador fue trasladado al hospital y que allí le habían diagnosticado un esguince de tobillo, informó The Sun. 

Sin embargo, el departamento de la policía local le informó a Nightingale que las evidencias presentadas para demostrar que se cometió un delito no fueron suficientes para que se abría un proceso judicial, indicó el medio inglés.

Mientras tanto, el recolector fue despedido por la compañía de aseo, que analizó la grabación y determinó que se trató de un fraude.