El jurista, identificado como Augusto Lafferriere, aseguró que su defendido le comentó sobre “algunas diferencias que ha tenido con su familia, más precisamente, cuestiones conyugales, propias de las personas en prisión preventiva”, recogió el Clarín.

El portal argentino indicó que, al escuchar la petición de su defendido, Lafferriere le planteó una alternativa a la justicia:

“Dado que el encierro carcelario es la última instancia del derecho, solicité que no volviera a la cárcel aunque lo haya pedido, sino posibilitar que tenga una salida de 50 o 100 metros en momentos en que discute con la mujer”.

El abogado añadió que esa opción no prosperó, así que cambió la propuesta y sugirió la posibilidad de que a su defendido “le permitan al menos una salida de 30 minutos diarios”, reportó ADN Sur.

Lafferriere también señaló que lo anterior le permitiría “tomar un poco de aire” cuando se presenten discusiones con su esposa, concluyó el medio argentino.