El hombre —de 26 años e identificado solo por su apellido, Zhou— trabajaba en un café internet antes de que se ordenara el cierre de su ciudad debido al coronavirus, informó Daily Mail citando medios locales.

Para ese entonces (finales de enero de este año), Zhou pesaba 176 kilos, y al final del confinamiento quedó en 278 kilos, lo que lo convirtió en el hombre más pesado de Wuhan, indicó el rotativo británico.

El pasado primero de junio, el sujeto fue ingresado a la unidad de cuidados intensivos del Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan, “en un estado tan frágil que apenas podía hablar”, señaló el mismo medio.

En el centro médico, al chino le diagnosticaron insuficiencia cardíaca y disfunción respiratoria, por lo que tuvo que ser monitoreado, día y noche, durante 9 días hasta que finalmente se estabilizó, reportó Daily Mail.

Li Zhen, el doctor que atendió a Zhou, aseguró que el paciente no engordó por un exceso de comida durante la cuarentena o por la falta de ejercicio: según su testimonio, citado por International Business Times, el hombre ya sufría de obesidad y esta era causada “por factores genéticos y anormalidades endocrinas”.

Zhen agregó que ahora el paciente tendrá que hacer dieta para que baje 22 kilos y, así, pueda ser sometido a una cirugía de banda gástrica, pues en este momento, debido a su obesidad, es muy riesgoso llevarla a cabo, concluyó el medio.

A continuación puede ver un video que muestra a Zhou: