La mujer, que solía asistir a los pacientes a domicilio, le contó a Metro que hace varios años —cuando aún no existía el internet— conoció a una pareja que había estado casada “por años” y que simplemente esperaba a que los hijos “llegaran”.

Rachael añadió que el médico de cabecera dedujo que la pareja no sabía cómo se hacían los bebés, así que él le pidió que les enseñara sobre las relaciones sexuales.

“Ellos realmente pensaron que los bebés llegaban como resultado de simplemente estar casados, y no tenían idea del sexo”, comentó la británica a Daily Mirror.

La enfermera, que por ética profesional no reveló los nombre de esa pareja, indicó a ese rotativo que cumplió con su labor de enseñarles sobre el sexo a los esposos, quienes siguieron todos sus consejos.

Ambos medios señalaron que este no fue el único caso extraño con el que Rachael se topó mientras trabajó como enfermera: una vez, por ejemplo, el novio de una mujer se masturbó frente a ella sin comprender que esta era una actividad que debía hacer en privado. La pareja del hombre tampoco entendía que él estaba haciendo algo irrespetuoso.