El hombre reaccionó de esa manera luego de que el oficial lo cuestionara por perturbar la tranquilidad de sus vecinos, informó BBC.

Durante el ataque, “el animal se aferró a la cara del oficial”, que terminó “gravemente arañado” en la cara, indicó la cadena de noticias, citando informes policiales.

El medio añadió que si bien el caso se registró el 4 de octubre de 2018, hasta ahora se abrió un proceso judicial contra Shcherbakov; se desconoce por qué se registró esta situación.

BBC también señaló que el ruso enfrenta “cargos criminales” por “el uso de violencia contra un funcionario público” y por esta razón podría ser condenado hasta a 5 años de prisión.

Shcherbakov se ha defendido diciendo que no usó el gato como arma y que el felino saltó hacia el oficial “por su propia voluntad”, concluyó la cadena.