Sin embargo, al hombre, que también tiene autismo, no lo pusieron en la lista de espera porque no cumplía con un importante requisito para que le hicieran el transplante: “no tenía un sistema de apoyo, nadie que estuviera dispuesto a cuidarlo y ningún respaldo familiar”, informó LadBIBLE.

En un video que publicó Piedmont Healthcare (una red de hospitales en EE. UU.), Jonathan explicó que no tenía familia porque su abuela, quien lo crió desde niño, había muerto en 2012 y su mamá estaba en un centro de rehabilitación.

Lori Wood, la enfermera que atendió a Jonathan, aseguró en ese mismo video que la situación de su paciente lo conmovió tanto que, a pesar de que solo lo cuidó durante 2 días en el hospital, decidió adoptarlo (este proceso es posible en ciertos casos en Estados Unidos).

“Creo que en algún momento Dios pone personas y situaciones en tu vida justo cuando tienes la opción de hacer algo al respecto. Para mí, con esta situación, no había otra opción. Tenía una habitación, era enfermera, podía cuidar de él”, manifestó Lori en la mencionada grabación.

En el video también aparece otra enfermera del Piedmont Newnan Hospital. Allí, ella manifiesta que nominó a Lori a un premio que otorga la entidad médica a aquellos empleados “que van más allá de los pacientes, visitantes o sus compañeros de trabajo”, recogió LadBIBLE.

Jonathan aseguró que “la señorita Lori ha sido increíble” con él y por eso está “muy agradecido” no solo con ella, sino también con su hijo. “Realmente me tratan como a una familia”, concluyó.

A continuación puede ver el video en el que Jonathan y Lori cuentan su historia: