El húngaro de 73 años estuvo en Chile y esta semana llegó a Colombia para una campaña publicitaria.

Desde que estaba en el país austral puso a todos en expectativa pues decía haber recibido muchos mensajes, pero no sabía si podría venir:

View this post on Instagram

Hello Colombia!

A post shared by The Real Hide The Pain Harold (@painharold) on

Luego sacó el tiempo y confirmó que sí lo haría:

Este martes estuvo en el centro de Bogotá y al parecer la gente no lo dejaba en paz de tantas fotos:

View this post on Instagram

First few moments in Bogota!

A post shared by The Real Hide The Pain Harold (@painharold) on

También alcanzó a mostrar habilidades para bailar. Eso sí, ocultando siempre el dolor, como solo él sabe.

Eso sí, lo más probable es que sí disfrute su estadía. Después de todo, su apariencia es parte de su fama y su personaje.

Sus famosas fotos, en las que sonríe de manera forzada, como ocultando un gran pesar que sus ojos alcanzan a revelar, fueron parte de un estudio fotográfico para imágenes de stock al que lo convocaron. Después de un buen rato de tomas ya estaba cansado de sonreír y sus gestos quedaron impostados, pero Internet los reivindicó para la posteridad.

Anató explicó a CNN que su fama no fue fácil de asimilar en un principio y le causó algún conflicto durante unos 5 años, hasta que decidió enfrentarlo y asumir que esa era su fama de ahora en adelante. Desde ese entonces vive con ello y de ello; es una celebridad para millones que lo reconocen en las calles, le piden fotos y lo saludan, además de ser figura publicitaria.

‘Harold’ ya estuvo este martes trabajando con una marca y podría permanecer algunos días más en Bogotá, mostrando buena cara… gústele o no.