El hombre gastó 10 de sus 50 años en esa construcción, en la que también invirtió 4 millones de libras esterlinas (más de 17.200 millones de pesos colombianos), informó Daily Mail.

El británico soñaba con que su casa, ubicada a lo alto de una play, tuviera una “enorme torre circular”, una piscina “infinita con borde de vidrio”, 6 habitaciones, un cine, un sauna y un turco, indicó el diario británico.

Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, el proyecto se complicaba cada vez más y por eso, al día de hoy, no ha podido terminar y aún necesita 2 millones de libras esterlinas más para hacerlo, señaló el mismo medio.

El británico, que tiene una enorme deuda por culpa de esta mansión, confesó que su ambición por finalizar el proyecto hizo que su matrimonio se terminara. A pesar de eso, según el rotativo inglés, Edward todavía quiere seguir hasta acabar lo que empezó.

A continuación puedes ver un video de la casa sin terminar: