En la grabación se observa cómo el coyote y el felino se miran de frente y se mueven de un lado a otro por unos segundos.

El gato toma la iniciativa y le lanza un arañazo al mamífero a la altura de la cara y se aleja un poco para evitar el contraataque.

El coyote reacciona y persigue al pequeño felino, pero este no se deja intimidar y lo agrede nuevamente con sus garras.

Finalmente, el mamífero desiste de seguir luchando y huye del lugar en cuestión de segundos.    

De acuerdo con el medio ABC News, el propietario dijo que el gato no es suyo, pero se siente agradecido de que defendiera su casa.

El hombre agregó al mismo medio que el animal no sufrió heridas en el enfrentamiento.