En la grabación se ve cómo el animal, que está atado al cuello de su madre con una cuerda, tiene que acostarse en el suelo por un momento para descansar.  

Luego de algunos segundos, la cría toma fuerzas y se para en medio de la calle en la que están pasando otros elefantes con turistas encima.

Un visitante, que grabó el video, contó al Daily Mail que el elefante bebé estaba agotado por los largos recorridos que pagaban los turistas para montar a su madre.

“Puedes ver a la madre consolarlo y animarlo a ponerse de pie”, comentó el turista al medio inglés.

Ante estos hechos, el parque negó que la cría fuera explotada y sufriera algún daño.

“Todos los elefantes están sanos y bien tratados. Si hay algún problema, son atendidos por veterinarios”, cita el diario inglés a un portavoz de Nong Nooch.