Esa persona etiquetó a Julia y de inmediato varios internautas comenzaron a reprocharle su comportamiento. Aunque la grabación se eliminó desde la cuenta en la que se había compartido, algunas personas alcanzaron a guardarla y la divulgaron, informó Daily Mail.

La modelo desató una ola de críticas que la llevó a disculparse por lo que había hecho. Según la traducción del diario británico, esto dijo ella:

“Lo que sucedió no debió haber tenido lugar en absoluto y, en serio, lamento haberlo hecho. Soy muy estúpida. No diré lo que me impulsó, por qué lo hice, porque es más un asunto privado, pero realmente quería disculparme con todos”.

El portal Warszawa Pigulce indicó que la polaca reconoció ante las autoridades haber destruido la escultura y por eso ahora podría pagar entre 6 meses a 8 años de prisión.

Ese ‘chistecito’, además, le costó su trabajo: la agencia de modelos para la que ella trabajaba dio por terminado su contrato y un banco del que ella era la imagen decidió cancelar sus servicios.

Este es el video de su acto de vandalismo: