En la grabación se ve cómo el carro disminuye la velocidad y se vira a un lado de la carretera para evitar atropellar al mamífero. Luego, se detiene automáticamente. 

“Este conejo y el parachoques de mi carro deben agradecerle al piloto automático de Tesla”, escribió el dueño del vehículo en la red social.

De acuerdo con el medio Driving Eco, el propietario del Testa Model S iba en ese momento a unos 110 km/h.

El mismo medio explicó que por la posición (de costado) del conejo en la carretera el sistema logró identificarlo porque si hubiera estado de espaldas, seguramente lo habría arrollado.

Según el portal Tesla, este modelo tiene 8 cámaras en el auto que ofrecen una visión 360 grados alrededor con un alcance de hasta 250 metros.

También cuenta con 12 sensores ultrasónicos que permite la detección de objetos sólidos y blandos, además de un radar delantero para ver a través de la lluvia intensa, neblina y polvo.