Ese dinero era parte del programa de protección de nóminas (PPP, por sus siglas en inglés), un sistema de préstamos en Estados Unidos encaminado a ayudar a las pequeñas empresas afectadas por el coronavirus.

El hombre, de 29 años, le hizo varias solicitudes de préstamo a un banco, a nombre de diferentes compañías, según la demanda. Con ese dinero, el sujeto compró, entre otros lujos, un Lamborghini, informó este lunes la Fiscalía.

El estadounidense fue acusado este lunes de fraude bancario, así como de hacer declaraciones falsas a una institución financiera y obtener ganancias ilegales a través de transacciones bancarias.

“A los pocos días de recibir los fondos PPP, Hines compró un automóvil deportivo Lamborghini Huracan 2020 por unos 318.000 dólares, que registró conjuntamente a su nombre y a nombre de una de sus compañías”, detalló la fiscalía del distrito sur de Florida.

La fiscalía subrayó que en los días y semanas posteriores al desembolso de los fondos PPP, Hines no realizó los pagos de nómina debidos y se dedicó a “hacer compras en tiendas de lujo y complejos turísticos en Miami Beach”.

Los créditos federales PPP pueden ser perdonados si las compañías destinan la mayor parte del dinero a volver a contratar a sus trabajadores con los mismos salarios que antes de la pandemia y, de no cumplirlo, podrían devolverse a los dos o cinco años con una tasa de interés inferior al 1 %.

Florida, un estado que centra su economía en el turismo, ha sufrido un fuerte golpe con la COVID-19 y enfrenta una alta tasa de desempleo.

En este estado, el segundo con más incidencia del virus en el país después de California, los casos confirmados alcanzaron este lunes los 432.747, mientras las muertes suman 6.049 desde el primero de marzo pasado.