El Ferrari, que cuesta 300.000 dólares (unos 900 millones de pesos), llamó la atención de los vecinos del sector, que sacaron sus celulares para tomarle fotos.  

Seguidamente, un hombre se acerca a la ventanilla del conductor y le dice que más adelante hay un espacio para que se estacione.

El dueño del carro aceptó la sugerencia y se ubicó en el lugar que el sujeto le recomendó. 

En el momento en el que el conductor abre la puerta, la choca contra un vehículo que pasaba por la vía en ese justo momento.

“Evidencia de que las calles de nuestro país no están para estos autos”, escribió el portal que compartió el clip.

De acuerdo con el medio The Drive, el costo de la reparación rondaría los 31.000 dólares (unos 100 millones de pesos).