En el video se puede ver como el dron se acerca mucho a un cocodrilo de agua salada que estaba nadando cerca de las costas de ese isla australiana. 

La intención de quien manejaba a distancia el aparato era pasar lo más cerca del reptil, pero no contaba con que este lo sorprendería saltado y tratando de comerse a lo que pensaría era un pájaro.

Afortunadamente para Quentin Roper, quien grababa, su dron mantuvo la estabilidad y no cayó al agua. Él mismo le contó al portal StoryTrender que se asustó un poco porque veía la pantalla, pero que se calmó al recordar que estaba en un bote a unos 70 metros de distancia del animal.

“Hice despegar el dron lo más rápido posible para verlo más de cerca y entonces ocurrió el ataque”, dijo Roper al mismo medio, agregando que después del incidente el reptil siguió nadando cerca de su bote, “muy interesado” en el vehículo no tripulado al que acababa de atacar.

“Sabía que habíamos obtenido unas imágenes épicas, a veces hay que arriesgarse para obtener una recompensa”, finalizó Roper en Story Trender.