En la grabación se ve al animal acomodar unos cinco huevos con su pico y reposar sobre ellos mientras las llamas acaban con todo a su paso.

A pesar de que el humo se intensifica, el ave no se mueve de su nido y protege con su cuerpo a sus futuros polluelos.

De acuerdo con el medio The Siberian Times, el fuego devoró en poco más de una hora todo el pastizal sobre el que se encontraba el nido.

“Cada año, los incendios como este queman varios nidos de cigüeña con sus huevos y polluelos. También el de numerosas aves más pequeñas que anidan más cerca del suelo”, explicó Antón Sasin, un ecologista local, al mismo medio.

Agregó que la cigüeña tuvo suerte porque construyó su nido en lo alto de una línea eléctrica que tenía un soporte de metal.