La joven se quedó dormida tan pronto se subió al vehículo y solo se despertó después de haber recorrido 96 kilómetros hacia el lugar equivocado. Luego de que ella le explicara lo ocurrido al conductor, este accedió a devolverse y la trasladó hacia donde iba desde un inicio, informó Daily Mail.

“Estaba devastada cuando me desperté. Me siento realmente estúpida y completamente ridícula”, manifestó Helen al diario británico, el cual señaló que la cuenta salió por 275 libras esterlinas (equivalentes a 1’100.000 pesos).

La británica indicó al mismo medio que se había emborrachado “demasiado” y añadió lo siguiente:

“Se supone que debo ser más responsable a medida que crezco, pero eso no ha sucedido hasta ahora”.

Helen, que llegó a su casa hacia las 4 a. m., a pesar de que había salido del bar a la una de la mañana, aún no ha podido pagar la totalidad de la cuenta debido a que no tiene suficiente dinero en su tarjeta. Ella espera saldar su deuda a finales de este mes, concluyó el rotativo.