El incidente se presentó cerca del Terminal de Transporte de Bucaramanga. En las imágenes grabadas por un ocupante del vehículo que transitaba justo detrás del camión que vivió la emergencia se aprecia otro detalle muy curioso: el ayudante del camión sale de la cabina y se sujeta del costado derecho de la carrocería, como si fuera una araña, y pone pie a tierra cuando la velocidad del camión se lo permite.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pulzo (@pulzo_col)

El video muestra el momento en que el camión de gaseosa transita por una amplia avenida de ‘la ciudad de los parques’ y en repetidas ocasiones se monta en el separador, mientras tumba a su paso ramas de árboles y luego se detiene ante lo que parece ser un montículo de tierra, más adelante.

Como se mencionó atrás, pareciera como si el vehículo estuviera fuera de control, pero la evidencia muestra lo contrario, y es la pericia del conductor al embestir con la mayor suavidad posible los árboles y subirse al separador para detenerse en poco tiempo, antes de que ocurra una tragedia.

Desde la década de 1950, un viejo código (no escrito) de los camioneros en las carreteras colombianas, que están entre las más quebradas y escarpadas del mundo, decía que ante la posibilidad de quedarse sin frenos, lo mejor era recostar el vehículo contra un barranco, si lo había: se dañaba el vehículo pero se preservaba la vida, antes de que el vehículo tomara velocidad, sobre todo en las pendientes y con un vehículo cargado.

Cuando los frenos de pedal y de mano fallaban, la técnica que usaban los camioneros de antaño consistía en ir arrimando la carrocería del vehículo a la montaña con suaves movimientos del timón, hasta que se detenía.

Esa maniobra es validada como la última opción por sitios especializados, como  Prueba de Ruta, que la detalla entre una serie de consejos para este tipo de emergencias.

Este era un movimiento que requería de sangre fría, paciencia, habilidad y la fortuna de tener una montaña al costado y no un abismo, pero a muchos les funcionó bien en su momento, como el caso del conductor del camión de gaseosa, que no tenía la montaña pero sí el separador y los arbustos a los costados.

Nótese que el hombre trata de detenerse mientras les pega a las ramas, mas no al árbol de frente, pues ello le habría ocasionado lesiones al ocupante.

Uno de los comentarios de un cibernauta señala, erróneamente, que con la caja de cambios lo puede frenar y critica que hay “falta de piloto”. En una situación de emergencia, ponerlo en un cambio más alto (por ejemplo, segunda), evita que tome mayor velocidad, pero no lo hace detenerse.

Adicionalmente, intentar ponerlo en primera marcha podría romper la transmisión y no lograría bajar la velocidad del vehículo.

En camiones viejos, y hace varios años, muchos optaban por apagar el carro para que se detuviera más rápido (siempre y cuando estuviera en un cambio como segunda o tercera), pero esa es una práctica peligrosa en cualquier vehículo actual, pues el timón se podría bloquear, lo que dejaría al conductor sin la posibilidad de dar dirección.

Entre los comentarios, muchos de los usuarios de Instagram calificaron al conductor de habilidoso y heroico por la forma en que detuvo el camión y evitó una tragedia.

Un caso similar le sucedió a una volqueta en el Valle del Cauca

A mediados de enero se conoció un video (ya fue borrado de YouTube) en que el conductor de una volqueta se queda sin frenos en una carretera del departamento.

El piloto, que ya había tomado bastante velocidad, logra llevar su vehículo hasta una zona en donde tiene una montaña al lado y allí lo recuesta hasta que se detiene, lo que le cuesta casi volcarse, pero logra salir ileso, como se aprecia en esta fotografía:

Volqueta se queda sin frenos, en Valle del Cauca.
Volqueta se queda sin frenos, en Valle del Cauca.

En estos casos, en lo que coinciden muchos internautas es que la mejor solución para este tipo de incidentes es evitarlos, mediante un buen mantenimiento del vehículo y la revisión técnico-mecánica al día, en sitios idóneos para tales chequeos.