El tuitero, de origen japonés, aseguró que su abuelo cogió sin permiso su masturbador y le hizo un hueco en la parte superior para ubicar las flores. Según la traducción de Daily Mail, el hombre puso el improvisado florero al lado de los restos de su esposa, que murió hace un año.

En la publicación, que alcanzó más de 133.000 ‘me gusta’, se alcanza a ver que el juguete sexual tenía impresa la palabra ‘Tenga’, que es una reconocida marca de productos de masturbación masculina en Japón.

El diario británico señaló que esa palabra significa “gracia” o “elegancia”, así que muchos tuiteros manifestaron que tal vez el abuelo se guio de eso.

Al final, de acuerdo con el medio, el tuitero se deshizo del ‘florero’ sin decirle a su abuelo lo que había ocurrido.

Estas son las fotos del altar y del juguete sexual: