Los encargados de grabar el video se muestran totalmente sorprendidos al notar cómo el medio de transporte no avanza absolutamente nada cuando van de camino por una carretera de Rusia.

La primera impresión que podría esclarecer el hecho, es que el avión va aterrizar y tiene un fuerte viento en su contra, por lo que podría ir más lento de lo común; además, el cielo se encuentra totalmente despejado y no hay ninguna nube que pueda dar pistas de qué tan rápido pueda ir la aeronave.

El artículo continúa abajo

El auto en movimiento debe ir a unos 100 kilómetros por hora, mientras que el avión vuela en paralelo y en sentido contrario a unos 300 km/h. Es un problema clásico de velocidad relativa, señala Gizmodo.

Esto quiere decir que la impresión de que el avión está quieto se da porque la diferencia de velocidad entre el avión y el coche es muy baja. Si la persona que grabó no estuviera dentro del automóvil, la ilusión óptica no funcionaría y observaría el avión avanzar común y corriente.