“Tal y como funcionan nuestras políticas, cuando te retiran de la plataforma, te retiran de la plataforma, ya seas un comentarista, un director financiero o un funcionario público actual o anterior”, dijo Ned Segal, director financiero de Twitter, en una entrevista con la cadena de televisión CNBC.

La expulsión de Donald Trump por parte de Twitter se produjo tras una violenta revuelta de sus partidarios que desembocó en un asedio mortal al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero. Facebook y otras redes sociales también bloquearon a Trump tras el incidente.

Por esos hechos el exmandatario es objeto de un juicio político en el Senado que empezó esta semana.

“Nuestras políticas están diseñadas para garantizar que la gente no incite a la violencia”, dijo Segal.

“Y si alguien lo hace tendríamos que retirarlo del servicio y nuestras políticas no permiten que la gente vuelva”.

Donald Trump fue un usuario prolífico de Twitter durante su campaña y en sus cuatro años en la Casa Blanca, utilizando la plataforma para anuncios políticos, para saldar cuentas con sus enemigos y para su campaña política.

Tenía más de 80 millones de seguidores cuando su cuenta fue suspendida.