Ayer se conoció que el gobierno británico va a bloquear a Huawei de su red 5G desde finales de este año. Los operadores del Reino Unido no podrán comprar nuevos dispositivos de la marca y deberán eliminar todos los equipos de la empresa de sus redes para el 2027.

El bloqueo es el resultado de las preocupaciones que tienen varios países, especialmente Estados Unidos, por la poca seguridad que ofrecen empresas y aplicaciones chinas.

Según Time, la decisión de excluir a Huawei de la tecnología 5G del Reino Unido es un triunfo para la administración de Trump, que ha estado ejerciendo presión sobre sus “aliados” para que eliminen los dispositivos de la marca de sus telecomunicaciones afirmando que el gobierno chino realiza espionaje con apoyo de la compañía.

Aunque el Reino Unido se había resistido a llevar a cabo este bloqueo, las sanciones que Estados Unidos le puso a Huawei en mayo, que restringen a la empresa de usar tecnología del país norteamericano, ayudaron a que el Centro Nacional de Seguridad Cibernética del gobierno británico se diera cuenta de que no “no podía garantizar la seguridad de los futuros equipos de Huawei”, apuntó Time.

Además, seguir utilizando dispositivos Huawei para la tecnología 5G a pesar de la desaprobación de Estados Unidos, supondría, para el Reino Unido, “arriesgar una futura cooperación de seguridad” y tendría repercusiones en los acuerdos comerciales entre ambos países, argumentó BBC.

El medio mencionado también afirmó que es posible espiar o “interrumpir las comunicaciones” a través de la red 5G porque esta es 10 veces más rápida en la descarga de archivos. Por tanto, agentes cibernéticos sí podrían usar estos equipos, con patrocinio del gobierno, para, por ejemplo, “apagar las centrales eléctricas de sus rivales”.

Oliver Dowden, secretario de cultura del Reino Unido, anunció que los kits 2G, 3G y 4G sí pueden mantenerse hasta que dejen de estar vigentes. Esto fue tomado por el político Iain Duncan Smith como una contradicción, pues considera que si Huawei es de “alto riesgo” para la red 5G, debería ser un riesgo en general y prohibirse completamente, indicó The Guardian.

De acuerdo con Dowden, esta decisión supondrá un retraso de hasta 2 y 3 años en la implementación de la tecnología de quinta generación en el Reino Unido, y costos de hasta 2 mil millones de euros, informó The Guardian.

A pesar de no haberse comprobado que Huawei está espiando, Estados Unidos se basa en la Ley de Inteligencia Nacional de China de 2017, que señala que las compañías deben “apoyar, cooperar y colaborar en el trabajo de inteligencia nacional” si el gobierno se los pide, detalló BBC.

De cualquier modo, Huawei asegura que el gobierno chino jamás le ha pedido que realice espionaje y se negaría si se lo pidiera, aclaró BBC. “Nunca comprometeríamos ni dañaríamos a ningún país, organización o individuo, especialmente cuando se trata de ciberseguridad y protección de la privacidad del usuario”, sostuvo la compañía tecnológica.