La herramienta es un cilindro que tiene un depósito de agua y un motor que controla la presión con la que el usuario quiere que salga. Por otro lado, su diseño permite que cuando no se esté usando se pueda poner sobre una elegante base que sirve como cargador, según Gizmodo.

Una vez cargado, su batería dura 3 semanas teniendo en cuenta que se use 2 veces al día, por lo que los usuarios pueden llevarlo de viaje o sacarlo a la calle sin preocuparse porque se vaya a descargar. Además, se eliminará el eterno problema de no encontrar papel higiénico en los baños públicos, mencionó el mismo medio.

El aparato tiene dos modos de presión, una baja de 45 segundos o una alta de 25, aunque esto depende de las preferencias de los usuarios. El dispositivo también cuenta con dos depósitos que se pueden llenar con agua de la llave siempre que lo necesiten, de acuerdo con Smart Life.

En la parte superior, el artefacto cuenta con una capa antibacteriana que se puede retirar para limpiarla o lavarla, por lo tanto se puede compartir con todos los miembros que lo necesiten en el hogar, informó el mismo medio.