Esta aplicación utilizaba redes neuronales que reconocían qué partes de la imagen estaban cubiertas con ropa para remplazarlas por fotografías de personas desnudas que recogía la plataforma en su base de datos, según Hipertextual.

La ‘app’ llevaba casi dos meses en el mercado y ya era una de las más utilizadas por los usuarios. Por lo tanto, sus creadores aprovecharon el momento y elevaron su precio de 50 a 100 dólares (345 mil pesos colombianos), mencionó el mismo medio.

Al sustituir las imágenes y combinarlas con las reales, el programa colocaba una marca de agua en las fotografías falsas con unas letras en rojo que decían ‘Fake’ (falso) para que los usuarios reconocieran la parte original de la foto, de acuerdo con el mismo portal.

Sin embargo, varios usuarios se mostraron molestos porque la plataforma creaba apariencias falsas de las personas y promovía a la mujer como un objeto sexual. Finalmente, los creadores decidieron cerrarla para evitarse problemas en el futuro, mencionó Gizmodo.

“Nunca pensamos que sería viral y que no podríamos controlar el tráfico. A pesar de las medidas adoptadas (marcas de agua), si 500.000 personas la usan es muy alta la probabilidad de que la gente haga un mal uso. No queremos hacer dinero de esta forma”, dijeron los creadores de la plataforma.