Zao usa tecnología ‘deep fake’ para intercambiar el rostro de un personaje famoso por el de los usuarios. El resultado es tan real que la plataforma ya está entre las más descargadas de China, según The Guardian.

Para poder lograr este efecto, la aplicación les pide a los usuarios fotografías parpadeando, abriendo la boca y haciendo otras expresiones para que el resultado final se vea aún más real, mencionó el mismo medio.

Pero las críticas no tardaron en llegar, pues varios expertos notaron que en las políticas de la plataforma había un apartado que mencionaba que Zao tenía los derechos gratuitos, irrevocables, permanentes y transferibles de todo el contenido que habían creado los usuarios, incluyendo sus fotos, de acuerdo con El País. 

La plataforma recibió tantos comentarios negativos que tuvo que emitir un comunicado para pedir disculpas y mencionar que iban a revisar los inconvenientes:

“Entendemos las preocupaciones sobre la privacidad. Hemos recibido los comentarios y solucionaremos los problemas que no tomamos en consideración, lo que llevará algún tiempo ”, dijo Zao en la declaración.

Un tiempo después, la ‘app’ se comprometió a cambiar sus términos para que los usuarios estuvieran tranquilos. La plataforma usará los videos finales solo con el fin de mejorar sus servicios. Además, eliminará de su almacenamiento cualquier contenido que los usuarios  subieron a Zao pero que posteriormente borraron, informó el portal.