Antes de que empezara el toque de queda en Bogotá, a las 9:00 de la noche, los ciudadanos se agolparon en el sector de Cedritos, norte de la ciudad, para mostrar su descontento con el actual gobierno.

Sin embargo, aún después de la medida, decenas de ciudadanos continúan en la localidad de Usaquén para mostrarle su inconformismo al presidente.

Jueves y viernes llegaron hasta ese punto a manifestarse y es probable que los dos días de protestas tengan al mandatario sin poder dormir.

Cabe recordar que Duque ha expresado que no se mudó a la Casa de Nariño porque sus hijos —Matías, Luciana y Eloísa—, que todavía son menores, asisten a un colegio al norte de la ciudad, y él considera que sería una tortura mudarse con ellos a Palacio y tener levantarlos extremadamente temprano para que atraviesen la ciudad en plena hora pico, tal como le toca a muchos ciudadanos.

Estas son algunas de las imágenes que han compartido quienes participaron, y hasta algunas curiosas historias: