Fue precisamente la Policía Nacional la que dio a conocer, en videos, el momento en que los ciudadanos venezolanos suben a un bus que los llevó hasta el aeropuerto de Catam, en las afueras de la ciudad.

Estas personas “serán expulsadas por generar vandalismo y violencia” en Bogotá, aseguró la institución.

Una vez en el aeropuerto, la Fuerza Aérea mostró que los ciudadanos fueron embarcados en un avión militar con rumbo hacia el departamento de Guanía, en donde cruzarán por el paso fronterizo.

Pero además de ser expulsados en un viaje sin regreso, el director de Migración Colombia, Christian Krüger, explicó en rueda de prensa que cada una de estas personas tendrá “una medida de prohibición de ingreso al territorio nacional por 10 años, contados a partir del acto administrativo correspondiente”.

Pero Caracol Radio informó que el arribo de estas personas a Guanía provocó el rechazo de un grupo de habitantes de Puerto Inírida, que consideran que al dejar a estas personas allí se podrían presentar episodios de inseguridad.