El pánico de los residentes de esa zona de la ciudad (creyeron que pudo ser un carro bomba) los llevó a alertar a las autoridades, informó City TV. 

Cuando llegaron los policías, estos tuvieron que romper las ventanas de la parte trasera del carro, ya que no se veía el interior, añadió ese medio.

Al lograr ver la parte interna de la camioneta, los uniformados se llevaron una fea sorpresa cuando encontraron al suboficial sin signos vitales, agregó ese canal. 

El cuerpo de criminalística de la Policía, que levantó el cadáver, afirmó a ese noticiero que el fallecido no tenía señales de violencia. 

Ese informativo detalló que el uniformado dejó a su esposa, quien lo reportó como desaparecido hace dos semanas, y a un niño pequeño. 

Entre tanto, la Sijín asumió el caso y ya adelanta las investigaciones pertinentes para determinar la causa de muerte, concluyó City TV.