Los soldados hacen parte de un grupo de 30 uniformados que fueron enviados hace un mes al municipio, para hacer cumplir el toque de queda y la cuarentena, informó Blu Radio.

No obstante, cuando los dos uniformados en cuestión debían patrullar las calles, al parecer durante el fin de semana —dice la emisora—, se grabaron con una botella de whisky en mano y cantando reguetón a alto volumen en un carro que además fue contratado por la Alcaldía de Puerto Colombia.

De comprobarse que los hechos se dieron el fin de semana, los militares habrían violado la ley seca que allí regía, agregó el medio, por lo que el Ejército ya estudia posible sanciones para los patrulleros.

Por su parte, la administración local pidió a la empresa de los carros contratada suspender al conductor que llevaba a los uniformados, y que también aparece en la grabación.