La grabación comienza con los dos uniformados tratando de arrestar a un ciudadano que se retuerce argumentando un dolor en su brazo izquierdo, que le fue operado recientemente. 

A pesar de continuar diciendo que tiene el brazo lesionado, el hombre parece contar con la fuerza suficiente para resistirse a los dos policías que le repetían que por favor los acompañara.

“Compórtese, cálmese”, fueron algunas de las palabras que los agentes le decían al adulto mayor para poner fin al extraño rifirrafe que ocurrió en plena vía pública ante la vista de decenas de vecinos. 

Precisamente, cuando uno de los transeúntes interpeló a los policías por la forma en la que estaban haciendo la captura, este le respondió diciendo que el señor capturado había agredido a su compañero. 

El video de 2 minutos y 20 segundos termina cuando uno de los agentes empieza a mostrarle unas aparentes heridas a otro de los peatones. “Sangre mía, mire, sangre mía”, dice el uniformado mientras levanta su mano izquierda.