Así lo reveló la investigación de la Policía después de capturar a los criminales que tenían azotado a ese y otros municipios de la sabana de Cundinamarca, informó Noticias Caracol. 

Para facilitar los crímenes, los rateros llevaban varios salchichones mezclados con diazepam. Cuando llegaban a una casa donde había perros guardianes, les lanzaban la comida y los adormecían, indicó ese medio.

En esta ocasión, fueron captados por las cámaras de seguridad de una vivienda. Allí se ve cómo ingresan y amenazan a los residentes. 

Cuando los perros de la casa empiezan a alertar, aplican su estrategia del salchichón y los dejan inconscientes. Después, proceden a vaciar la casa y escapar de esa zona del pueblo cundinamarqués. 

Afortunadamente, los vecinos se dieron cuenta de lo que ocurría y alertaron a la Policía. La rápida reacción de las autoridades del cuadrante permitió la captura de los 5 delincuentes. 

En el momento de la detención, les decomisaron elementos que usaban como armas y herramientas para sus fechorías; entre ellos, alicates, cuchillos, esposas, amarres de plástico, y por supuesto, el salchichón, concluyó Noticias Caracol.