Señor de Monserrate: Te presentamos nuestra fe y nuestro amor por Colombia. […] Ponemos en tu providencia los dolores de esta dura pandemia de la que pronto, con tu ayuda, saldremos victoriosos”, manifestó el mandatario, en una eucaristía celebrada en la Catedral Primada de Colombia. 

De igual forma, Duque apuntó que la misa también era para rendirle un homenaje a las familias que han perdido allegados por el coronavirus.

Venimos a la casa de Dios a rendirle un homenaje a tantas familias que han perdido a sus seres queridos; a acompañarlos en este momento de dolor. […] Recordamos a tantos hombres y mujeres que han fallecido por una pandemia que golpea al mundo”, agregó el presidente. 

Esta no es la primera vez que Iván Duque pide ayuda a figuras santas. En el comienzo de la pandemia, el mandatario ya había encomendado el país a la Virgen de Chiquinquirá. 

Sus pedidos habituales tuvieron como respuesta una acción de tutela por parte de un abogado que acusó al presidente de no respetar el derecho a la libertad de culto ni la separación entre religión y Estado.  

Por eso, el mandatario debió borrar un trino y recibió la orden del Tribunal Superior de Cali de “prevenir para que, en lo sucesivo, se abstenga de incurrir en las conductas que dieron origen a la tutela”. Es decir, que deje de avocar a la Virgen de Chiquinquirá u otras figuras religiosas.