El animal sería familiar de otros tres elefantes marinos que desde el mes de diciembre han sido avistados en la zona, confirmó la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) en un comunicado.

La llegada de esos mamíferos a las costas colombianas resulta sorprendente para los ciudadanos porque esos animales son propios del sur y norte del continente, específicamente, de La Patagonia, Tierra de Fuego y las Islas Malvinas —en el sur— y de Estados Unidos y México —en el norte, indicó la entidad ambiental.

No obstante, señaló la Corporación, hace un año hubo un reporte de la aparición de estos animales en el Chocó.

Los elefantes marinos, que se pueden confundir con los leones marinos por su parecido, son carnívoros pero no representan un peligro para el ser humano; sin embargo, sí tienen una mordida letal, explicó la entidad, por lo que se le recomendó a los ciudadanos respetar su espacio.

“Recomendamos que si hay un encuentro con uno de estos mamíferos, se realice la grabación o toma de fotos a una distancia prudente y en silencio. Nuestros técnicos seguirán realizando monitoreos para proteger a esta familia y a cualquier otra que haga presencia”, concluyó el biólogo de la Corporación Edwar Leonardo Sevilla.