Muchos de ellos estaban esperanzados porque no han comido en dos días o los han sacado de los inquilinatos por no pagar, dijo en Blu Radio el alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

El mandatario de la capital atioqueña agregó en la emisora que la desilusión fue grande cuando los venezolanos vieron las oficinas de la alcaldía cerrada, por lo que intentaron romper las rejas. Ante la crítica situación, la Policía tuvo que intervenir, señaló Quintero,

“La gente llena de esperanza termina aglomerada, durante horas, sin tapabocas. […] Qué mal que la gente aproveche y juegue con esta necesidad y con la esperanza de la gente”, reprochó el alcalde.

La administración de Medellín atendió los reclamos de los venezolanos, e hizo esfuerzo para darles un “plato de comida” a todos, manifestó el mandatario de la ciudad. Ahora intentarán dar con  el creador de la falsa cadena  “para que responda”.

Otra situación complicada reportó el alcalde en la frecuencia radial, por los habitantes de calle que llevan cierto tiempo sin consumir droga y están en un “síndrome de abstinencia que los vuelve destructivos contra ellos mismos, y contra la ciudad”.