La crisis causada por el coronavirus, que en nuestro país deja 25 muertos entre los 1.267 contagiados, ha terminado afectando mucho más a los sectores vulnerables, donde se encuentra la comunidad venezolana, que salió de su país en busca de un mejor futuro.

Sin embargo, el confinamiento obligatorio en Colombia dejó con las manos atadas a los venezolanos, que en su mayoría se ganaban la vida como vendedores ambulantes o como trabajadores en locales que tuvieron que cerrar.

Por ello, según publica Noticias Caracol, muchos de ellos han decidido regresar a su país como llegaron a Colombia: caminando.

Gregorio Pérez es uno de esos venezolanos que decidió retornar a su país. “Vamos para Venezuela, somos de Soacha. Por cuestión de trabajo, y como no tenemos cómo sustentarnos, nos tocó devolvernos. Teníamos trabajo, pero con la cuestión de la cuarentena no podemos trabajar. Como yo, son muchos”, dijo al informativo.

De acuerdo al noticiero, se vieron grupos de 2 a 3 venezolanos, incluso hasta 10, con sus maletas y pertenencias en la espalda, con la intención de llegar a la frontera lo más rápido posible.

Esta situación también se vio en la salida de Bogotá por la Calle 80, donde una joven zanjó con su pequeño bebé en brazos: “Allá está mi casa, de allá nadie nos saca, de aquí sí”.

En el inicio de la cuarentena en Bogotá, un centenar de venezolanos se agrupó en la Plaza de Bolívar para pedir a ayudas en medio este crisis. Sin embargo, ese apoyo no ha llegado ni por parte de la Alcaldía de Bogotá ni de la Presidencia.

Incluso, la alcaldesa Claudia López le exigió al presidente Iván Duque que se haga cargo de los venezolanos.

“No es que estén ‘incumpliendo’, no es falta de disciplina; es que un arrendador los echó a la calle […] eran 1.200 personas en el centro de Bogotá y la ciudad no tiene la capacidad de cubrir a los inmigrantes”, dijo López al respecto el miércoles.