El capturado estaba tratando de engañar a los empleados de una bodega aeroportuaria cuando enviaba el peluche para un supuesto regalo, destacó la Policía.

Con lo que no contaba el hombre es que el olor que salía del peluche y su actitud sospechosa llamaron la atención de los uniformados.

En ese momento, uno de los perros antinarcóticos inspeccionó el muñeco y descubrió que tenía oculto mil gramos de marihuana.

Después de descubrir la carga ilegal, el hombre venezolano fue capturado y puesto a disposición de la justicia.

La institución destacó que deberá responder por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Aún se desconoce hacia quién iba dirigida la marihuana, pero la Policía aseguró que sigue investigando.